Neurodesarrollo

Hoy día el conocimiento de los sistemas neuro-funcionales nos permite entender muchos procesos que tienen que ver con el aprendizaje, con el comportamiento, con las emociones..

El niño, desde que es concebido, progresa en una secuencia que es ordenada y predecible en su desarrollo. Un avance en la secuencia lleva al siguiente, el orden en que alcanza cada destreza puede ser reconocible y aislable; no obstante, el niño generalmente está desarrollando varias destrezas a la vez.

Así, pues, podemos concretar que:

– El desarrollo tiene lugar de forma secuenciada.

– El desarrollo físico requiere mecanismos eficientes.

– Los Reflejos Primitivos desarrollan mecanismos eficientes.

Estos mecanismos se utilizan para aprender, lo que consiste en el flujo libre de la información desde los sentidos que son las vías de entrada, a través del cerebro que procesa la información y que se expresa en acciones por medio de los músculos que son las vías de salida.

– Si ese flujo se interrumpe nos encontramos con barreras para aprender.

El flujo se interrumpe si hay alteraciones en la organización neurológica. La secuencia que sigue el desarrollo tiene unos períodos óptimos de eficacia en el proceso que comienza en la concepción con el desarrollo físico, siguen el emocional y social a partir de los 14 meses y finalmente el intelectual que tiene su período óptimo entre los 4 y los 14 años.

Partiendo de estos principios de proceso, podemos seguir el desarrollo y encontrar las señales o indicios que nos muestran si la organización neurológica es normal o muestra síntomas deficitarios, todo ello observable en la funcionalidad de la misma en los ámbitos físico, emocional, social e intelectual.

Todo cuanto llega al niño a través de los sentidos (vías de entrada) es procesado en el cerebro y produce respuestas (vías de salida). Si las respuestas son adecuadas al momento evolutivo (a la edad), es señal de que hay un aprendizaje correcto. Si las respuestas no son adecuadas, existen barreras al aprendizaje; algo está fallando en la organización neurológica.

El desarrollo neurológico y su organización, como cualquier otro sistema corporal no siempre siguen el camino perfecto para producir los mejores resultados en su funcionamiento. Tanto interna como externamente puede haber obstáculos, alteraciones, déficits y/o traumas que impiden la correcta organización.

La libertad del bebé y del niño para moverse, la estimulación de sus sentidos y las experiencias que va teniendo, proporcionadas por su medio ambiente, van desarrollando los cimientos, los mecanismos básicos que pronto se transforman en habilidades y destrezas que son las herramientas para que las capacidades puedan elaborar el conocimiento.

Lamentablemente no siempre esas experiencias son las adecuadas y el desarrollo neurológico no se produce en las mejores condiciones, por lo que hay reflejos primitivos, es decir la secuencia de movimientos involuntarios, que pueden quedar retenidos, sin integrar, y que en consecuencia el niño tenga diversos problemas con la entrada o salida de la información que recibe. Con la gestión de sus emociones, de su propio movimiento que no controlan, todo esto independientemente de su coeficiente intelectual que puede ser igual o superior a la media. Sin embargo son niños con malos resultados escolares, baja autoestima, bajo umbral a la frustración…

 La Terapia de integración de reflejos no trata los síntomas como se viene haciendo en los últimos años para este tipo de dificultades, sino la raíz del problema y de este modo el síntoma mejora o desaparece sin ser tratado directamente.

Se consigue una mejora en el proceso madurativo, lo que supone un cambio efectivo y positivo, y que hace posible reducir el fracaso escolar.

 

Una alternativa a la medicación

Reflejos primitivos y Blomberg Rhythmic Movement Training (BRMT)

Los reflejos primitivos son respuestas musculares involuntarias a estímulos sensoriales. Surgen en la edad fetal, están presentes en el nacimiento y los primeros meses de vida y son necesarios para el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso, siendo la base de las habilidades motoras y de los reflejos posturales (reflejos que se desarrollan durante los primeros años y permanecen durante toda la vida). Por ejemplo: caminar, gatear, sentarse, frenar una caída con las manos…

¿Para qué sirven?

Cuando el niño nace deja el entorno líquido y protector del útero por un medio aéreo donde el alimento automático ya no está disponible, debe respirar por sí mismo y en el que todos sus sentidos deberán reprogramarse para adaptarse a las nuevas condiciones de la fuerza de la gravedad.

Los reflejos primitivos ayudan al bebé a dar una respuesta inmediata a este nuevo entorno y a sus necesidades cambiantes.

¿Se mantienen toda la vida?

Los reflejos primitivos deben integrarse durante  los tres primeros años de vida aunque es especialmente importante el primer año, antes de que comience a dar sus primeros pasos. Si permanecen activos evidencian inmadurez en el Sistema Nervioso Central, pudiendo evitar el correcto desarrollo de los reflejos posturales y afectando al proceso madurativo cerebral y por tanto al desarrollo general del niño, tanto en el aspecto físico, como psíquico y emocional.

¿Cómo tratamos los reflejos primitivos?

Se realizarán ejercicios físicos en casa aproximadamente entre 15 y 20 minutos diarios. Una vez al mes se realizará un seguimiento. Utilizamos la terapia psicomotriz denominada “Bloomberg Rhythmic Movement Training” más conocida como TMR, Terapia de movimiento rítmico e integración de reflejos primitivos.

¿Qué problemas pueden producir?

Incluso con una habilidad intelectual adecuada y un desarrollo físico normal, el proceso de aprendizaje tendrá fallos o será ineficiente, podrá haber problemas de percepción sensorial, cognición y expresión. La visión y la audición también pueden verse afectadas produciéndose a nivel visual problemas en el enfoque, fusión, fijación, convergencia ocular y a nivel auditivo problemas con el procesamiento de la información, la velocidad y la capacidad de discriminación auditiva.

 

¿Cómo evaluamos los reflejos primitivos?

Mediante una serie de pruebas físicas.

Reflejos primitivos

The Lancet 2000; 355:537-541

Efectos al aplicar movimientos de reflejos primarios en niños con dificultades en lectura: Un ensayo aleatorio, doble ciego.

Esta investigación quiere demostrar el papel de los reflejos primarios persistentes (los cuales están estrechamente vinculados al sistema de equilibrio en los primeros meses de vida) en la interrupción  del desarrollo de las aptitudes de lectura. Los niños con dificultades específicas de lectura tienen problemas que se extienden más allá del rango del déficit subyacente de lenguaje. (p.ej. tienen dificultades con el equilibrio y el control motor).

Métodos:

Durante 12 meses evaluamos la eficacia de un programa de intervención basado en la reproducción de los movimientos generados por el sistema de reflejos primarios durante la vida fetal y neonatal. Utilizando un diseño aleatorio, emparejado individualmente, doble ciego, placebo controlado, se dividieron niños (de 8–11 años) con reflejos primarios persistentes y un pobre nivel de lectura, en tres grupos de tratamiento: un grupo experimental (se les dio a los niños una secuencia específica de movimiento); un grupo de control de placebo (se les dio a los niños movimientos no específicos); y el grupo de control (ningún movimiento).

Resultados:

Dividimos 60 niños, 20 en cada grupo, emparejados en edad, sexo, coeficiente intelectual verbal (IQ), habilidades lectoras y un reflejo tónico asimétrico persistente. El grado de intensidad del reflejo tónico asimétrico persistente, demostró una relación significativa (p<0·001). El grupo experimental mostró un significativo descenso en el nivel del reflejo tónico asimétrico persistente durante el curso del estudio (cambio -1·8 [95% CI -2·4 a -1·2], p<0·001), mientras que en el grupo placebo y el grupo de control fueron insignificantes (-0·2 [-0·9 a 0·6] y -0·4 [-0·9 a 0·2]).

Interpretación:

Este estudio proporciona más evidencias sobre el vínculo existente entre dificultades de lectura y el control de movimiento en niños. En particular, nuestro estudio, resalta cómo el funcionamiento educacional de los niños puede estar asociado a una interferencia en el sistema de desarrollo neuronal (el sistema de reflejos primarios). Se propone un nuevo enfoque en tratamiento de niños con dificultades de lectura, implicando un estudio del funcionamiento neurológico y un tratamiento apropiado.

Nota: Nos hubiera gustado tener un cuarto grupo de niños, con dificultades de lectura y que no mostraran un reflejo tónico asimétrico persistente, pero no nos fue posible encontrarlo, para nuestra sorpresa.

Estudio publicado en la prestigiosa revista científica “The Lancet”

School of Psychology, Queen’s University of Belfast, Belfast BT7 1NN, UK

Síntomas de los reflejos primitivos sin integrar

Darle al cerebro una segunda oportunidad….

 

Los bebés humanos hacen una serie de movimientos estereotipados durante su primer año de vida  que les permite su desarrollo. El Instituto de Neurología de Estados Unidos y de Suecia mantienen que los patrones de movimiento especifico ejecutados durante los primeros meses de vida contienen en si mismo un efecto inhibidor natural de los reflejos primitivos.

Si estos movimientos no se han hecho, o no se han hecho lo suficiente los reflejos permanecerán activos. Pero podemos darle una segunda oportunidad al cerebro a través de la práctica de un programa de ejercicios personalizados.

Cuando integramos los reflejos podemos observar resultados a nivel motor, académico, coordinación mano-ojo e incluso emocional.

Síntomas que pueden dar los reflejos cuando no están bien integrados:

 

  • Dislexia y dificultades de aprendizaje 
  • Malas posturas 
  • Pobre coordinación mano-ojo   
  • Poco equilibrio
  • Pobre coordinación 
  • Problemas de lateralidad y movimientos cruzados
  • Malas posturas a la hora de escribir 
  • Enuresis, y problemas para controlar esfínteres
  • Problemas de atención y concentración
  • Problemas para aprender a dar la voltereta, saltar a la pata coja o montar en bicicleta 
  • Mareo por movimiento
  • Problemas de comportamiento, muy introvertido y tímido o agresivo
  • Palabras entrecortadas, lenguaje pobre y tardío.
  • Hipersensibilidad a la luz, al tacto, a los estímulos visuales o kinestésicos
  • Mala letra 
  • Hiperactividad 
  • Se distraen fácilmente 
  • Impulsividad 
  • Problemas de organización
  • Timidez extrema y dificultades para relacionarse socialmente